Antroposofía para principiantes

Las constituyectes 3 y 4 del ser humano

En mi primer blog sobre la Antroposofía para principiantes, se lee una introducción a la Antroposofía como movimiento social donde se pueden encontrar respuestas a las preguntas de la vida. La Antroposofía puede inspirar una visión más consciente del ser humano, del sentido de la vida, del desarrollo del individuo en conjunción con la cultura y el entorno natural en el que vivimos.

Si quieres inspirarte en la antroposofía, si quieres  por ejemplo, hacer uso de la atención antroposófica o si quieres que sus hijos asistan a una escuela Waldorf, es una buena idea estudiar los constituyentes 3 y 4 del ser humano. Explicaré exactamente cómo funciona esto en este blog.

Escucha este texto en YouTube o en mi canal de podcast en Spotify.

Es bueno saber que la antroposofía no forma parte del currículum Waldorf, pero que esta forma de ver las cosas puede ayudar a comprender mejor el desarrollo natural de los niños y las cuestiones de desarrollo en el camino humano.

Visión tridimensional de la humanidad

El ser humano consiste en un cuerpo físico, un alma y el espíritu humano. El cuerpo físico que podemos sostener, el alma se conoce más comúnmente como nuestra mente (aquella con la que puedes ir al psicólogo) y el espíritu es tu individualidad, esa pieza extra que continúa viviendo después de la muerte y nace de nuevo.

Quiero explicarte esto con un poco más al detalle.

El cuerpo físico se desarrolla después de la concepción y desaparece después de la muerte. Es nuestro abrigo, nuestra manifestación visible en esta vida terrenal.

El espíritu es la parte del ser humano que continúa existiendo después de la muerte. El espíritu siempre está sano y se desarrolla durante varias vidas.

El alma es la conexión entre el cuerpo y el espíritu. A través del alma, el espíritu es capaz de expresarse en esta vida. 
El alma expresa nuestro comportamiento humano; el cual está determinado por 3 cosas.

1. Por los impulsos de los genes que recibimos al nacer,
2. Por los impulsos del espíritu siempre en desarrollo y
3. A través de una interacción entre nuestro pensamiento (habilidades cognitivas), sentimiento (habilidades sociales y emocionales) y voluntad (nuestras acciones activas).

El ser humano puede desarrollarse mejor cuando estas tres cualidades: nuestro pensamiento, sentimiento y voluntad, están en equilibrio.

Pensando, sintiendo, deseando

El pensamiento tiene lugar en nuestra cabeza. Si una persona está en equilibrio, el pensamiento es libre. Si estamos en un desequilibrio no podemos mantener la cabeza fría, por ejemplo. O la cabeza está demasiado llena debido al estrés, lo que tiene un efecto perjudicial para nuestro cuerpo.

El deseo se expresa en nuestros miembros. Si una persona está en equilibrio, esta acción activa es visible porque alguien hace algo, pone algo en movimiento. Si una persona está desequilibrada, se queda atascada en la cabeza y literalmente no saca nada de sus manos.

La sensación viene del torso, nuestra zona media. Los niños tienen dolor de estómago cuando se sienten infelices y todos conocemos la sensación de mariposas en el estómago o un corazón roto. Cuando una persona está en equilibrio se produce una respiración rítmica de introspección tranquila y apertura al mundo exterior, de tensión y relajación, de simpatía y antipatía. Cuando hay un desequilibrio en el área de los sentimientos, ya no es posible una interacción saludable entre la mente y la acción activa. O bien te quedas atascado en tu cabeza y no consigues hacer nada más, o quieres tanto que haces todo tipo de cosas, sobre las cuales, en retrospectiva, habrías preferido pensar un poco mejor.

Un buen equilibrio entre el pensamiento, el sentimiento y la voluntad es, según la antroposofía, la base para un desarrollo saludable. Esto se refleja en la educación Waldorf donde, en condiciones ideales, se presta igual atención al aprendizaje cognitivo, al trabajo creativo y al compromiso activo.

Resumiendo, se puede decir que la naturaleza tripartita del ser humano consiste en el cuerpo, el alma y el espíritu. En el alma encontramos de nueva triple constituyente en forma de las llamadas fuerzas del alma: pensar, sentir y querer.

La cuádruple visión del ser humano

Además de la visión tridimencional del hombre, también hay una visión cuádruple. El cuerpo de un ser humano no sólo consiste en lo que se ve y lo que es tangible. Si se mira de cerca, se pueden ver 4 "capas" o partes del ser humano inseparables.

La naturaleza puede ayudarnos a entender mejor estas partes del ser.

El reino mineral
El ser humano contiene una parte del mundo de las piedras. En la antroposofía, todo lo que es tangible en un ser humano, todo lo que es inmóvil en sí mismo, se llama cuerpo físico.

El reino de las plantas
Sólo lo tangible no tiene vida, las plantas por otro lado viven, crecen y florecen. Las plantas y los árboles tienen una estructura rítmica como la respiración y el latido del corazón en el cuerpo humano. Ese ritmo y esa fuerza de crecimiento en un ser humano hace la diferencia entre un ser humano vivo y uno muerto. Este cuerpo vivo se llama cuerpo vivo o cuerpo etereo.

El reino animal
El reino vegetal está conectado a la tierra a través de las raíces. Los animales, por otro lado, pueden moverse libremente y son impulsados por el instinto. Inconscientemente y en línea con la naturaleza buscan comida, luchan, huyen y procrean. Esa parte del ser humano se llama cuerpo astral. 
El cuerpo vivo es como un ser humano en un sueño profundo. El cuerpo astral le da al organismo sentimientos, estados de ánimo, pensamientos, memoria y la posibilidad de manos activas.

El reino humano
Lo que distingue a los humanos de los animales es la conciencia y la moralidad humanas. La gente es capaz de ver la causa y el efecto y pueden pensar en sí mismos, sus sentimientos y sus acciones. Esa parte específicamente humana de una persona se llama "Yo". Es el capitán de la nave. Es el capitán de la nave. El que conscientemente decide hacer algo o no hacer algo. Cuanto más consciente eres en la vida, más trabaja el yo.

Esta es la cuarta parte de la antroposofía: el cuerpo físico, el cuerpo vital, el cuerpo astral y el yo.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.