Zevenjaarsfasen
Antroposofía para principiantes

Los septenios

en construcción

Si se considera el desarrollo humano desde el punto de vista antroposófico, siempre hay una fase de siete años en la que una persona se desarrolla más intensamente a un nivel determinado. Desde el nieto hasta el niño de escuela, a la adolescencia, a la edad adulta y así sucesivamente hasta el final de la vida. Cuanto más se conoce la fase de desarrollo de un niño, mejor se puede guiar al niño en su desarrollo.

En este artículo describo cuál es el camino de desarrollo del niño a la luz de la cuádruple visión humana.

Escucha este texto en YouTube.

De 0 a 7 años: De bebé a niño de escuela

Cuando nace un bebé, nace el cuerpo físico, pero el cuerpo físico no está terminado todavía. En los primeros 7 años, desde el bebé hasta el niño en edad escolar, el cuerpo físico pasa por un desarrollo increíble. Toda la energía en esos primeros años se destina a crecer físicamente, a mantener la temperatura corporal, a digerir los alimentos sólidos, a aprender a caminar, a aprender a hablar, al desarrollo del sistema nervioso, a escalar, a bailar, a cantar.... Nunca en la vida un ser humano crece físicamente tanto como en esta fase, y todos estos son procesos que el cuerpo aprende inconscientemente o por imitación.

El niño pequeño sigue siendo uno con el mundo que lo rodea. Las influencias externas todavía tienen una gran influencia en el niño en desarrollo. Todo lo que el niño percibe a través de los sentidos es absorbido. Por lo tanto, como padre tienes un papel importante. Tú eres el ejemplo y el niño pequeño te imita; tus palabras, tus acciones e incluso la intención detrás de lo que haces y dices es absorbida por el niño pequeño.

Apoyo al desarrollo

Para apoyar mejor a un niño en esta fase, es bueno que el niño se sienta seguro en un mundo de bondad. En un ambiente familiar, positivo y cariñoso que los padres o cuidadores crean. El cuerpo éter del niño sigue estando al servicio del cuerpo físico y por lo tanto el niño depende de nuestras envolventes fuerzas de vida. Usted ofrece un curso rítmico del día, la semana y el año. Te aseguras de que un niño pueda descansar y dormir lo suficiente. Cuida del niño cuando está enfermo. Cuida de la comida sana y de los límites, para que el espacio y el tiempo permitan al niño jugar libremente para que se desarrolle de forma saludable.

7 - 14 años: De niño de escuela a adolescente

A partir de los 6 o 7 años un niño empieza a estar listo para la escuela. Se puede ver en la forma de jugar, porque hay más distancia para el juego imaginativo. El dibujo cambia porque ahora tiene claramente un arriba y un abajo. Incluso el cuerpo físico muestra que está casi "listo" porque alrededor de la madurez escolar los dientes de leche dan paso a los dientes permanentes de los adultos. Los niños quieren aprender y acercarse al mundo de una manera diferente, más consciente.

En esta fase de la vida los niños han llegado firmemente a sus propios cuerpos. El cuerpo del éter ya no está totalmente al servicio del crecimiento físico. Ahora es libre, por así decirlo, para la adquisición de hábitos, conciencia, memoria y temperamento. El mundo exterior entra, pero ya no está sin filtrar. Las impresiones son absorbidas, procesadas y hechas personales.

Apoyo al desarrollo

El niño pequeño creció imitando; el niño en edad escolar ahora quiere imitar. Un héroe o un ídolo, alguien de la vida real o de las historias visuales proporcionan al niño una guía para el desarrollo de su conciencia. Cuando la imagen inspiradora toca el alma del niño, puede surgir un impulso para una vida emocional de rico desarrollo. El niño se forma sus propias preferencias, desarrolla estándares y valores, y quiere colocarse en el mundo haciendo el bien. Al dar a los niños la oportunidad de expresarse (a través del arte, la música, los deportes, el teatro o lo que sea), el niño aprende a comprenderse a sí mismo. Cuando esto está en armonía, el niño florece en un mundo de belleza interior.

14 - 21 años: de la pubertad a la juventud

En la fase de la pubertad, una persona joven desarrolla una nueva relación con el mundo. El conocimiento ahora se convierte lentamente en perspicacia. Los jóvenes, en busca de su propia verdad, a menudo se sienten incomprendidos. Desarrollan una forma separada de ver el mundo y los sentimientos y emociones de la gente. El mundo ya no entra en ellos como lo hace el niño más pequeño, pero su mirada se dirige, a veces de manera algo unilateral, hacia el mundo exterior con un juicio firme. Los desarrollos van rápido. Los impulsos de la conciencia, el desapego crítico, la opinión de los demás, los propios deseos, se alternan a gran velocidad y esto hace que uno se sienta inseguro.

En esta fase el adolescente construye un puente entre cómo se deja llevar de niño y cómo se lleva el joven adulto. Ese puente se llama pubertad.

Apoyo al desarrollo

Para apoyar esta fase, se requiere de los padres una transición gradual de dar límites a dar libertad. Las buenas conversaciones sobre el por qué de algo, sobre las libertades exitosas o menos exitosas son necesarias para mantener caliente el vínculo con nuestros hijos. Pero los conflictos también son importantes para que los jóvenes aprendan a formular sus propias opiniones. ¿Qué es lo que quiero? ¿Qué es lo que pienso? ¿Por qué quiero esto? Depende de nosotros ser auténticos, mirar el mundo con positividad e interés, seguir siendo adultos en las discusiones y escuchar bien. Es nuestro fuerte yo el que se demanda, para que los jóvenes puedan reflejar nuestros valores, nuestras convicciones y nuestra forma de pensar. Y a veces el humor es un excelente consejero en las subidas de la adolescencia. El humor nos hace relativizar y a veces crea una nueva apertura en el drama estancado.

21 - 28 años: de adulto joven a adulto

A partir de los 21 años, se puede hablar del nacimiento del CI. En la mitad de todas las fases anteriores, hubo una llamada inserción en I. Como un niño pequeño, el niño aprende a decir "yo" a sí mismo. A la edad de 9 o 10 años, el niño ya no se siente como una parte natural de sus padres y se retira más en sí mismo. En la pubertad, el joven se da cuenta de que es un individuo en el mundo y debe dar forma a su propio mundo. A partir de la edad adulta, el organismo I está al mando. La interacción entre el mundo exterior e interior está en armonía.

Gracias al CI, las personas pueden reflexionar sobre sí mismas y actuar libremente. Gracias al CI podemos defender los ideales y podemos trabajar en el crecimiento interior y el desarrollo individual toda nuestra vida. El CI es capaz de cuidar de nuestro cuerpo físico y etérico a través de un estilo de vida saludable. El CI es capaz de controlar el cuerpo astral frenando nuestros instintos y pulsiones. Y ese cuidado y control de todo lo que somos, tiene un efecto en el desarrollo de la conciencia del CI.

Apoyo al desarrollo

A partir de la edad adulta, tu papel como padre adquiere un significado diferente. El niño sale de casa, toma sus propias decisiones adultas y tú puedes estar ahí como compañero de discusión y guía cariñoso. Puedes ayudar a aprender a reflexionar preguntándote por qué se hicieron ciertas elecciones. Puedes hablar del lugar de esta persona en el mundo y el refinamiento de sus ideales.

Las fases de siete años en la edad adulta

Hasta ahora las fases de siete años en la crianza de los hijos. Los ciclos de siete años continúan naturalmente hasta la edad adulta. No discutiré estas fases en detalle aquí, pero las mencionaré brevemente.

Zevenjaarsfasen generatiesFase de siete años, generaciones 28-35, la fase de la perspicacia: Sé quién soy y adónde quiero ir. A veces todavía estoy investigando cómo llegar allí.

35-42 años, la fase del desarrollo: sé cómo alcanzar mi meta en esta vida. Si el camino aquí no se siente bien, ahora es el momento de purificarme y empezar de nuevo.

42-49 años, la fase de la unicidad: sigo con satisfacción el camino de mi propio camino de vida formado.

49-56 años, la fase de revisión: Tengo mis responsabilidades en esta vida y ahora puedo hacer servicio o compartir mis experiencias de vida.

56-63 años, la fase de la intuición: la manifestación del ser humano como una individualidad.

63-70 años y más, la fase de preparación: el hombre se prepara interiormente para la vida después de la muerte. Las experiencias de esta vida son aceptadas como pertenecientes a su biografía. Si eso no funciona, la gente se congela en un sentimiento de miedo, sin sentido y vacío. Si lo hacen, irradian amor y sabiduría y una confianza plena en el camino a seguir después de la muerte.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.